jueves, 15 de noviembre de 2018

MUCHO STAN LEE



Contra la cutre, mezquina, mediocre, chanchullera, mentirosa, corrupta, paticorta e hipócrita clase política actual, contra el pesimismo, hartazgo y hasta repugnancia que provoca enterarse uno de las noticias que se suceden y que no deberían desembocar en el desengaño hacia el significado de la palabra democracia, contra toda esta maraña de insensatez humana: Stan Lee.

Mucho Stan Lee, mucho cómic, mucha buen libro, mucho viajar, mucho departir con amigos, mucho dejarse abrazar por quienes te quieren, mucha música transportadora, mucho rodearse de buenas personas, mucho disfrutar de la soledad escogida, mucho cine de calidad, mucho pasear para oxigenar el espíritu, mucha fantasía, mucho asombro del bueno.

Me imagino a Stan llegando a las puertas del cielo y siendo recibido por San Pedro. Stan parándose ante el santo cancerbero y mesándose la barbilla mientras examina de arriba a abajo a San Pedro. Abriendo a continuación su maleta y extrayendo de ella unos leggins, una camisieta estampada con vivos colores, un antifaz y una capa de superhéroe, y obligando a vestirse con todo esto a un sorprendido San Pedro.

.- " Mejor, mucho mejor, Capitán San Pedro"


jueves, 8 de noviembre de 2018

LA CULTURA Y LA LOCURA


Interior de la Biblioteca de Viena. Qué contraste entre la nobleza que desprende su arquitectura con la miseria moral que uno de sus más ávidos lectores estaba fraguando en su mente enferma.

Estoy en la lectura de la novela " Führer", de Allan Prior, un morlaco de 900 páginas que repasa noveladamente y con muy buena prosa la biografía de Hitler.

Se da la casualidad de que el padre del autor se enfrentó en las carniceras trincheras de la I G.M. contra el destacamento donde estaba enrolado el temerario cabo primero Adolf Hitler. No hay que olvidar un dato nada baladí: fue condecorado con la Cruz de Hierro de Primera Clase, distinción reservada casi únicamente a los oficiales prusianos y que solo se concedía a un soldado o cabo raso si demostraba una valentía fuera de lo común. Una valentía fuera de lo común, trasladada a las penosas circunstancias de la guerra de trincheras, equivalía a demostrar que estabas como una regadera y que no te importaba la vida.

Hitler ya estaba ahí chiflado. Su chifladura fue amasada lentamente por años de palizas físicas que le propinaba un colérico y alcohólico padre, su soledad enfermiza, el hambre que le desgarró el estómago durante años porque se negaba a cualquier clase de trabajo físico para mantenerse y al odio patológico hacia los judíos desde que el director judío de la Academia de Bellas Artes de Viena no aceptó por dos veces su solicitud de ingreso, por considerar que sus merecimientos artísticos eran vulgares.

El plato estaba servido para cuando descubrió sus dotes oradoras y lo fácilmente manipulables que eran las descontentas masas alemanas.

Hitler, durante todos esos larguísimos años de precariedad absoluta, en la que vivió prácticamente como un mendigo, solo encontraba consuelo en su voluntad de no realizar trabajos serviles y en las horas y horas que pasaba en las bibliotecas, donde se resguardaba del frío intenso y se cultivaba con todo lo que caía en sus manos. Pero hasta de las bibliotecas le expulsaron cuando su aspecto andrajoso, cada vez más degenerado, no cumplía con unos mínimos requisitos de etiqueta.

No os voy a aburrir con sus peripecias y las razones de su ascenso fulgurante. Fue una especie de pleno al quince, un increíble golpe de suerte de mala muerte el que hizo posible que un tipo tan loco pudiera hacerse con las riendas de Alemania. Era un enfermo mental clínico de cajón que empeoraba progresivamente, y nada mejor que la política convulsa camufla esos síntomas bajo signos de respetabilidad, incluso de admiración. A su favor, su habilidades como orador y su férrea voluntad de tipo acostumbrado a dominar un hambre de perro salvaje.

De lo que quiero hablar a cuenta de él es de cultura. De la cultura. Cuando cerraban su refugio, las bibliotecas, con las pocas monedas que conseguía por vender sus acuarelas, prefería gastárselas en la ópera antes que en buena comida. Wagner, Verdi, Beethoven, siempre solitario, sin amigos ni familiares, cociéndose a fuego lento en sus delirios de destino y convencido de que le rodeaban enemigos por todas partes.

No parece que la cultura sea suficiente. No vacuna contra la locura ni los extremismos. Alemania..., la culta Alemania de los 20 y 30, en donde hasta  zarrapastrosos hambrientos locos devoraban libros con febril lectura.

Nada pudo la cultura contra la demagogia ni contra el resentimiento y el odio, ni contra una crisis brutal. Si la cultura ni la educación garantizan el freno al odio irracional...., ¿qué está por venir? Porque el clima de absoluta crispación que estamos viviendo a todos los niveles creo que está criando a locos muy peligrosos a los que se les da muy bien la oratoria.

Necesitamos querernos más.


miércoles, 31 de octubre de 2018

AD ETERNUM




Raro es el día en el que no afloran nuevos casos de pederastia eclesial. Es increíble la capacidad de supervivencia del Catolicismo. No exagero si afirmo que uno de los mejores libros de intriga y asesinatos que he leído en mi vida no es una novela, sino un estudio histórico, titulado así: Historia Negra de los Papas, de Javier García Blanco.

Asesinatos, escándalos sexuales, lujos orientales…pecados de todo tipo contra los que se rebelaron Calvino, Erasmo y Lutero, en donde se llevan la palma los Papas españoles. Poder terrenal con la excusa de mantener el poder divino. Papas guerreros, libinidosos, mafiosos, cómplices de totalitarismos…y vengativos. Aluciné cuando me instruí sobre el capítulo del juicio al Papa Formoso. Leed su historia si la desconocéis. No tiene desperdicio. Su sucesor, cargado de inquina, le sometió a un juicio sumarísimo sin nada en particular, excepto que para juzgarle fue desenterrado ( sr. Sánchez, no le quiero dar ideas, pero al paso que va el asunto de qué hacer con Franco, no me extrañaría). Su cadáver fue expuesto en el banquillo de los acusados con toda la pompa indumentaria y la sentencia le condenó a muerte…a un esqueleto más reseco que la mojama de Barbate. Surrealismo medieval.

Lo cierto es que el Papado siempre ha estado en el ojo del huracán de los escándalos desde el inicio de los tiempos y que Coppola lo tuvo fácil para inspirarse divinamente y firmar la mejor trilogía de todos los tiempos.

Ahora, con las acusaciones contra el Papa Francisco por encubrir la pederastia de altas autoridades eclesiásticas, todo vuelve a estar patas arriba. Debe ser cierto que la Iglesia Católica está protegida por el Espíritu Santo, porque no es posible que ninguna institución pueda sobrevivir a tanto chapapote siniestro y delictivo y altamente pecaminoso según sus mandamientos.

Dudo que su mensaje divino sobre la eternidad sea verdad, pero estoy empezando a creer que la Iglesia terrenal que lo pregona, sí lo es.

lunes, 15 de octubre de 2018

DON QUIJOTE


El Doce de Octubre se debería celebrar el día de d. Quijote, el día de nuestro desgraciado, noble, buenazo, valiente y loco d. Quijote, nuestro mito nacional que acaba derrotado y postrado melancólicamente en un jergón.

No conozco otro país con más amnesia que el mío, con más complejo histórico de culpabilidad e inferioridad , con más desdén, más autocrítica amarga y más ninguneo a sus protagonismos que el mío.

Tampoco aspiro a un cortejo de su historia tan empalagoso como el desfile de majorets , banderita en ristre, de los americanos, y eso que llevan media hora de vuelo en los cielos de la Historia.

Pero ni una cosa ni otra. Si EE.UU presumiera de una historia tan dilatada como la nuestra, serían insoportables. Su asignatura de Historia sería una especie de fiesta de cumpleaños perpetua.

España se ha equivocado muchas veces. Muchísimas, pero ni más ni menos que el resto de las naciones, pero no ha cometido esa clase de pecados que podemos calificar como imperdonables: ni hemos aniquilado a todos los indígenas, ni hemos batido récords de matanzas religiosas, ni hemos gaseado a una raza entera, ni hemos deportado a tierras gélidas a campesinos muertos de hambre, a millones de ellos.

Menos mal, porque de haber sido culpables de alguno de esos trágicos episodios, ya es que no somos capaces ni de mirarnos al espejo.

Qué pena de Doce de Octubre. Y qué placer malsano hay en burlarse de quienes sí sentimos respeto por nuestra Historia, hasta orgullo de algunas de las cosas que fueron capaces de hacer nuestros antepasados.

Porque para sentir ese orgullo, por fuerza me tengo que sumergir en nuestro pasado. el presente es un coro de grillos donde todos desdeñan, critican, despedazan, falsean, se mofan de nuestra Historia común.

Cierto que no hay nada que celebrar si una bandera se utiliza para tapar corruptelas vomitivas, se utiliza para inmovilizar a la sociedad o se utiliza para agredir.

Pero podríamos utilizarla, aunque sea una vez al año, para homenajear a todos los d. Quijotes que creyeron en la locura de una vida mejor.

Por eso, este presente será ignorado por la Historia porque ni siquiera llegamos a la altura de Sancho Panza.

viernes, 5 de octubre de 2018

MARUJA TORRES



Acabo de leer que ni Salvador Dalí ni Josep Plá tienen una mísera avenida o calle con su nombre en Barcelona. Apestados, al parecer, aunque,  en opinión de muchos, en el caso de Dalí, se lo ganó a pulso:

"Se lo ganó a pulso. La fascinación confesa, que no identidad política, por personajes como Hitler, o la proximidad a Franco, además de su rechazo a los nacionalismos y sus críticas a los popes de la cultura catalana, supuso la ruptura con la cultura imperante. Al final de la vida de Dalí, nadie recordaba que con 19 años fue detenido tras enarbolar una senyera entrando en barca al puerto de Cadaqués. Tampoco, que siempre había hecho gala de su catalanidad apareciendo en los actos con barretina y espardenyes.Jose Angel Montañés



Repaso mentalmente cuántos catalanes relacionados de un modo u otro con el mundo de la cultura me gustan mucho, y son legión......

Estoy leyendo ahora un libro de un amor mío de toda la vida, de igual manera y más cómplice que el que siento por Almudena Grandes.



Ella, y sus dos amigos del alma, Antonio Vázquez Montalbán y Terence Moix, ya desaparecidos y que me encantaban, formaban un triplete tremendo. Pagaría por haber escuchado las conversaciones que tuvieran al calor del amor en un bar.

El libro se titula "DIEZ VECES SIETE", y es otro ajuste de cuentas con su biografía , igual que hizo con su "UN CALOR TAN CERCANO", con el que disfruté muchísimo, y me acuerdo que lo leí en dos días en la playa del Palmar, de Cádiz.

Maruja, ante todo, es divertida. Muy divertida. Una clase de mujer con la que uno se tomaba diez cubatas seguidos y se fumaba tres paquetes de Winston con tal de seguir escuchándola. Su cerebro me parece muy sexi, que es lo que a mí siempre me ha tirado. El culo y las tetas no tienen ningún poder sobre mí más allá de media hora o veinte minutos, y bajando.

Pues bien, mirad qué perla ha escrito. Para quitarse el sombrero. Os dejo con ella, con mi amor del Raval.

" Nada se deteriora con mayor rapidez que un país. Basta con enfilar por el camino equivocado hacia le meta errónea. He visto estructuras sociales enteras desaparecer bajo el zarpazo de la inestabilidad, y he presenciado cómo los peores elementos crecían como las malas hierbas sobre su desgracia. España no es diferente, aunque tenga su propio vector de autodestrucción. Quienes mandan ahora ( el PP cuando escribió esto), no han tenido que dar un golpe de Estado ni provocar una guerra. Les ha bastado con conservar las esencias y esperar a que la izquierda cometa sus consabidos errores de siempre con la jodida economía, mientras que ellos se ponían al día en materia de capitalismo neoliberal. La derecha es muy disciplinada para encubrirse y para llegar al poder usando las urnas. ¿Cómo no van a hacerlo, con lo que poseen y lo que aún pueden conseguir? Nosotros, los otros, parecemos incapaces  -una vez más- de urdir un frente común"

Yo soy muy feliz formando parte de su famiia.

" Mis amigos son mi familia. Los elegidos, aquellos que me escogieron y que me quieren tal como soy. No se me ocurre compañía mejor"



viernes, 28 de septiembre de 2018

THE FUTURE



El miércoles por la noche volví a escuchar algunas de sus canciones. Entre "bajar al bar a ver" ( expresión berebere) al Sevilla contra el Real Madrid o escuchar a Cohen, preferí regalarme una buena ración de, ...no sé cómo adjetivarle, ....de Leonard Cohen.

Cuando escuché su canción "the future", me picó la curiosidad y requerí los servicios del google para enterarme bien de la traducción de su letra ¡ Qué envidia de Talkin y su dominio de la lengua de Shakespeare !

" he visto el futuro y es un crimen".....¡Diantres!...¿de qué año era esa canción ?, me pregunté. 1992.

¿En 1992 Leonard ya nos imaginaba en el futuro como penitentes necesitados urgentemente de arrrepentimiento? ¿ Por qué todos los visionarios se llaman Leonardo?

No creo que sea un atributo del nombre de pila, sino de la vejez, Nos hacemos sabios y visionarios demasiado tarde, de la misma forma en que se nos regala un peine cuando ya nos hemos quedado calvos.

Leonard nos canta y cuenta en su "the future", con su voz de Moisés carraspeador, que nuestra vida privada explotaría de repente y que alguien tendría el control absoluto de nuestras conciencias y opiniones, que desaparecería la vida privada, el territorio de la intimidad, que todo cuanto pudiéramos hacer o decir podría ser escrutado y malinterpretado hasta convertirse en una acusación contra nosotros mismos. Además, aireado a los cuatro vientos. Un panorama desolador y orwelliano..

Prudentemente ( lo he notado sobre todo en la red Facebook), muchos de nosotros hemos dejado de plasmar nuestra opiniones y nuestra cotidianidad porque ya no nos sentimos cómodos revelándonos o confrontándonos. Hemos detectado los primeros síntomas de asfixia a lo que nos aboca un uso cándido y quizás excesivo de las redes sociales. Empezamos a tomar conciencia de que una invisible y todopoderosa inteligencia artificial nos tiene fichados.La reacción no se ha hecho esperar: nos alejamos todo lo que podemos de lo que pueda amenazar nuestra intimidad. E internet es una seria amenaza.

"The future" contiene un mensaje muy hermético, muy sombrío y hasta apocalíptico, pero Leonard llevaba razón, por mucho que un coro de bellas voces femeninas , al entonar el estribillo, dulcifique un poco la cuestión.

"¡Arrepiéntete...., arrepiéntete...., arrepiéntete"!

Pero...¿de qué? ...Da lo mismo. Si alguien te graba o roba imágenes, si alguien se toma la molestia de alterar tus acciones o pensamientos, tus escritos, de forma malintencionada , te convertirá en un pecador despreciable.

Se acepta el riesgo a cambio de las ventajas de poder consultar en un momento la letra traducida de una canción que te gusta pero que no sabes de qué habla.

Si las tenazas del Gran Hermano caen sobre ti, yo estoy preparado porque me aferro a mi religión de que nada ni nadie me pueda hacer sentir mal en contra de mi opinión, aunque me llamen maricón los maricones de mis compañeros....¡Santa paciencia!

De todas formas, conviene siempre tener en cuenta que Internet es un Villarejo binario. ¡Cuidado!

Lo cierto es que fue noche de oscuros presagios...Sí, ...encima el Sevilla nos endilgó un tres a cero. .....¡Ay, Leonard, cuánto me gustas, pero qué cenizo has sido siempre!  Chungalete y revenío, que dicen los gaditas.

¡Ea, ya te he adjetivado, Leonard! Pero me arrepiento. Perdóname.

viernes, 21 de septiembre de 2018

DOUBLE FANTASY



(Dedicado a mi hermano Juanky, fervoroso admirador de John, quien tras ver el documental de MUCH sobre su última etapa y los esfuerzos de Yoko por preservar su memoria, escribió " yo me bajo aquí")

.- "seis horas estuve al timón y mis compañeros refugiados. Los golpes del agua me hacían ponerme de rodillas"

Tras sufrir esta experiencia en alta mar rumbo a las Bermudas ,en un velero, la sequía de cinco años de inspiración musical tocó a su fin. Y entre John y Yoko compusieron uno de los álbumes más extraordinarios que ha visto nacer la historia de la música.

¿Qué le pasó a John a bordo de ese velero zarandeado por la furia del mar y en medio de la noche?

Creo que lo sé

Expande melodías cada gota que golpea. El frío me entumece como el látigo chasquea. El miedo se me escapa entre dientes apretados al contacto de una muerte que no espera. Siento escurrirse entre las venas el coro de la vida y su belleza. Si la muerte me perdona esta noche de tormenta y la cresta de una ola no me entierra, náufragos de todo el mundo oirán nuevas canciones que serán faros en la Tierra

Tras esta experiencia, vio la luz Double Fantasy...No le dio tiempo a más, antes de que aquella tormenta le volviera a reclamar



lunes, 17 de septiembre de 2018

NIÑERÍAS



Es más fácil insultar a Dios que demostrar que está equivocado.

Ofender los sentimientos religiosos para presumir de libertad de expresión.

Ahora no, pisha. Ahora no tiene el menor mérito.. Delante de Savonarola. Delante de Calvino, Enfrente de Torquemada. Desafiando a los Papas guerreros. Ahora, como mucho, se te presupone el mismo indiscutible y desafiante valor si eres capaz de dirigir tus insultos al Islam en vez de al Catolicismo, Pero no, ...leña al mono desnudo en vez de al gorila de montaña.

Libertad de expresión....Pues yo me cago en la libertad de expresión cuando sirve para comportarse como niños malcriados. Sí, esos niños berrinchudos que, para llamar la atención, no solo molestan o incordian, sino que aprenden a decir picardías para reclamar atención exclusiva.

No se es más íntegro y campeón de la libertad por insultar a un Dios. Se es más tonto. Se es más niño impertinente.

Si no estás de acuerdo con lo que representa ese Dios y con quienes le profesan fe, ten el valor de hacerlo como lo hicieron ellos en la peor de las  épocas. Ten la gallardía de demostrar con argumentos que Dios y sus intérpretes están equivocados, como lo hicieron Miguel Servet, Giordano Bruno, Copérnico, Galileo o Darwin. Juégatela como hicieron Da Vinci o Miguel Angel en sus improvisadas morgues caseras.

No profeso ninguna religión. Tengo muy claro que son un conglomerado de supercherías imaginarias servidas por los brujos de la tribu desde el origen de los tiempos, con una coreografía teatral pasmosa,  al servicio del sentimiento de no sentirnos solos, minúsculos, insignificantes y transitorios. Para que no nos sintamos huérfanos de origen y destino.

Pero todavía creo menos en los beneficios de la falta de respeto. Quienes disfrutan con ellos a conciencia y de forma gratuita no me están demostrando que Dios es una quimera. Me están demostrando que la imbecilidad es infinita, una y multitrina, el pecado original por el que se arruina la convivencia.

Mi mentado encargado, el sr. Antonio, cuando se malograba una hornada de lo que fuera, se desahogaba con una variedad de blasfemias originales que me hacía imposible contener la risa. Me tenía que esconder porque se ponía hecho una fiera y no quería desautorizarle con mis risotadas. 

Su andanada sacrílega podía ser de este tipo: " ¡me cago en los cuatro evangelios montáos en el carro de San Pedro y San Pablo tirados por los caballos que parió la yegüa santa!"

Así, del tirón y sin respirar. Mis compañeros se amedrantaban, y con razón, ante tal explosión de ira de un sr. Antonio convertido en el Demonio de Tasmania. Pero yo no podía, me moría de la risa. Una vez, me sorprendió tras los armarios de género ocultando mis carcajadas, y muy serio me miró. Tras unos segundos de vacilación, él también se echó a reír.

Era muy creyente. No blasfemaba para ofender. Despotricaba para no echar a la calle a más de uno. No es lo mismo.

Me estoy riendo ahora al recordar esos momentos.

En cambio, no me hace ninguna gracia si el objetivo es ofender por ofender, y menos en nombre de la libertad.