jueves, 3 de agosto de 2017

SIN PERDÓN



Recientemente he visto en la cadena Netflix, a la que estoy satisfactoriamente abonado a cambio de miles de películas, series, documentales y hasta conciertos en directo por 10 euros mensuales - la entrada de un cine-), un espeluznante documental sobre el campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau. Lo espeluznante de su contenido no consistía solo en las horribles imágenes de hombres, mujeres y niños convertidos en ganado camino del matadero y en cómo, tantos años después, siguen sobrecogiendo los restos de sus barracones, sus cámaras de gas, sus crematorios y los túmulos hoy cubiertos de flores y hierba que sirvieron de fosas comunes.

El efecto que producen en mí siempre esas imágenes es el mismo: de incredulidad absoluta..., si no lo veo, no lo creo.

Ya escribí un post sobre la experiencia vivida por el padre del encargado que tuve en mi primer trabajo. Con 14 años me cuidó y adoptó en esa fábrica que, en algunos momentos, me parecía un campo de concentración con sus hornos crematorios..., mi trabajo consistía en meter y sacar latas de bollería y pan de un horno de 60 metros de largo,  a 50 grados de temperatura ambiente y , durante las fiestas más señaladas, más de doce horas diarias. Eran otros tiempos, un joven fibroso que podía con todo, y encima, estudiaba y practicaba deporte. El padre de mi encargado estuvo en el campo de concentración de Mautahusen, y le escogieron para cuidar y alimentar al perro dogo del sádico comandante Zeiris. Os dejo el enlace por si os apetece leerlo o releerlo.... 

Matahusen

Lo que más me ha impresionado de dicho documental compuesto de seis capítulos de casi una hora de duración cada uno, es la serie de entrevistas realizadas a los soldados de la SS que prestaron su macabro servicio allí. Todos contestaban lo mismo a la pregunta de la entrevistadora:

.- Siendo testigos directos y colaboradores necesarios del exterminio sistemático que allí se practicaba contra los prisioneros....¿Qué sentían ante ese horror?

.- Nada....

...Nada, contestaban los entrevistados...Nada porque la propaganda hitleriana les hizo estar convencidos de que limpiaban de basura a la Humanidad...

.- ¿Y los niños? ¿ Su inocencia no les hacía sentir remordimientos?

.- No...Esos niños se convertirían en el futuro en adultos enemigos del pueblo alemán, ...así nos lo habían inculcado...y lo creímos

Actuaban esos soldados sin un gramo de mala conciencia. Increíble.

.-¿ Y después de tantos años, ahora desde la perspectiva de aquellos actos terribles, tampoco sienten sentimientos de culpabilidad y arrepentimiento?

.- No,..No porque si la sentiéramos nos volveríamos locos

Y ahí está la clave de la frialdad de sus contundentes negaciones. Ante la devastadora realidad y magnitud de aquella tragedia inimaginable, esos soldados se bloqueaban mentalmente y en su conciencia se instalaba el mismo instinto de supervivencia por el que luchaban diariamente los prisioneros. El soldado que alegara allí motivos de conciencia para negarse a hacer algo, era inmediatamente enviado al infernal frente ruso. Estaban encerrados dentro de la misma maquinaria que formaba el engranaje del horror.

Uno de los testimonios más llamativos del documental lo realiza el soldado Oskar Groening. Con 20 años, y debido a su experiencia como bancario, le destinaron a labores administrativas de contabilidad: era el encargado de reunir las divisas incautadas a los judíos y enviarlas a Berlín una vez al mes...marcos, liras, libras, pesetas....Era un puesto de responsabilidad.

Oskar es el único entrevistado que admite que sí se sentía muy mal, que era plenamente consciente de que estaba participando en una horrible misión. Tenía problemas de conciencia y solicitó voluntariamente irse al frente ruso. El documento escrito de su petición se conserva. Se lo denegaron sus superiores porque era considerado un soldado especialmente cualificado y allí que permaneció contra su voluntad hasta poco antes de ser evacuado dicho campo de exterminio ante el avance de las tropas rusas.

Hoy me he desayunado con esta noticia, leída en el diario digital de 20 Minutos:

"Oskar Gröning, excontable del campo de exterminio nazi de Auschwitz de 96 años, fue declarado apto para cumplir su condena de cuatro años de cárcel a pesar de su edad, según indica este miércoles la fiscalía alemana. La fiscalía tomó su decisión después de que Gröning se sometiera a un análisis médico. "El médico concluyó que el encarcelamiento es factible si se cumplen determinadas condiciones", precisó Söfker. El centro de detención deberá poner a disposición equipos y tratamientos adecuados para el preso. "La ejecución de la condena todavía no ha sido ordenada", explicó Kathrin Söfker, portavoz del fiscal de Hannover . "La fiscalía aún debe pronunciarse al respecto" pero ya "rechazó una petición de la defensa [para conmutar la pena] por una condena en suspenso"

Ver más en: 
http://www.20minutos.es/noticia/3104943/0/excontable-auschwitz-96-anos-apto-carcel/#xtor=AD-15&xts=467263

Oskar tiene ahora 96 años...y va a ingresar en la cárcel para cumplir 4 años de arresto...la comunidad judía no ha cejado en su intento de que purgue su participación en aquel horror.

Tengo sentimientos contradictorios sobre este caso. Tengo fresca en la memoria su imagen, su forma de hablar, sus movimientos, su forma de mirar a la cámara....su pelo blanco, sus arrugas y esa mirada profundamente apesadumbrada....Cuando salga de la cárcel, si sale, tendrá 100 años....sesenta años después de ocurridos los hechos.

Intento ponerme en el pellejo de los familiares de los millones de judíos asesinados de forma tan inhumana. También me pongo en el pellejo de Oskard....Sé que no hay perdón para aquella masacre. Los soldados de la SS entrevistados convienen todos en que en Alemania es mentira que la población no sabía nada. El cadavérico olor era insoportable y se extendía varios kilómetros a la redonda. Multiplicad eso por cada campo de exterminio existente...La población civil hizo lo mismo que aquellos soldados: se bloquearon mentalmente y aceptaron lo que estaba ocurriendo sin mover un dedo.

...Y entonces me doy cuenta, amigos...más que nunca. Sin perdón y voluntad de superar los graves pecados de la humanidad , es imposible dejar atrás todo lo que de horroroso nos castiga. Estuvo bien, al acabar la guerra, juzgar, condenar y ejecutar a los máximos responsables de ese innombrable asesinato industrial y en masa, diseñado para causar la mayor mortandad posible...algo sin parangón en la Historia...., pero ahora, con Oskard...no, ..no es de recibo, tantos años después, castigar a un anciano de 96 años y hacerle morder el veneno del sin perdón.

OSKARD GROENING, entonces....y ahora


miércoles, 2 de agosto de 2017

VELETA Y EGOÍSTA



Franco hizo muy mal una cosa. Pero muy bien, otra

Os dejo de momento con tan sorprendente declaración que me he pensado mucho antes de escribirla

Hizo muy mal en responder a los errores de la República, a sus crímenes, a sus ilegalidades, actos todos analizables históricamente, con imponer autoritariamente un modelo de sociedad pacata y sin compasión que depuraba a quienes no se dejaran pisar por su horma militar y policial mediante la persecución y eliminación de una buena parte de españoles que no querían dictaduras ni enésimas sublevaciones militares. Y , a partir de ahí, poco más se puede emitir algún juicio histórico favorable a esa etapa oscura de nuestra historia. No es posible. Los Estados que se rigen por leyes arbitrarias al servicio de intereses e ideologías particulares no resisten el juicio inapelable de la Historia: son Dictaduras y punto pelota.

Acabo de leer una biografía escrita por la gran Pilar Eyre, sobre la madre del rey emérito Juan Carlos. La titula " María la Brava". El libro es un portento de buena prosa y exhaustiva investigación documental.

Tenía mis sospechas acerca de la conducta de d. Juan, su marido y padre del futuro rey Juan Carlos, pero la lectura de ese libro me las ha despejado.

Era un impresentable. De la más impresentable estirpe borbónica, tipo Fernando VII. Un vividor convencido del derecho a disfrutar ad eternum de una vida regalada porque era el depositario de los designios divinos que le confería la realeza dinástica. El y todos los reyezuelos destronados de la época, trashumantes de palacio en palacio y sin dar golpe pese a haber sido removidos de sus respectivos tronos. Muy valiente no fue durante la Guerra Civil...apenas estuvo 24 horas en suelo patrio procedente de Cannes para apoyar apasionadamente el Golpe Militar, recorriéndose la zona nacional como una estrella de cine y gritando Viva Franco, Viva España ....Tan pronto como el General Mola le recomendó que se volviera a su palacete de Cannes, salió corriendo como un conejo mientras monárquicos de toda laya y condición se dejaban fusilar por él por los milicianos, en un episodio más de barbarie furiosa y vengativa que asolaba a los dos bandos por igual.

Desde entonces, su actuación en la Guerra Civil consistió en gritar Viva España escuchando su radio por cada victoria franquista que se anunciaba y escribiendo bochornosas misivas laudatorias a un Franco que nunca se fió de él. Cuando acabó la guerra, llegó el momento de recordarle al "tenientillo", como llamaba la reina madre Victoria Eugenia a Franco, y con una servidumbre palaciega de vergüenza ajena de d. Juan hacia Franco, que el heredero del Trono era él por mor de su sangre azul y sus "irrenunciables derechos dinásticos"

A Franco le repateaba su persona, no se fiaba de él, existía entre ellos un recelo que solo el pérfido d. Juan se esforzaba en disimular al principio. Cuando se convenció de que Franco no le iba a facilitar la entronización, como una veleta de su yate de Estoril , comenzó a tontear con influyentes desafectos al Régimen..., y de la noche a la mañana , amaneció convertido en el rey republicano, el rey de todos los españoles, ...ya no de la mitad...y hizo lo que pudo para conspirar contra Franco, pero no por su amor a la democracia, pues siempre dejó clara su total adhesión al Golpe de Estado, sino porque el chaval quería recuperar a toda costa su Trono y todos sus privilegios inherentes. Se comió un mojón...Franco no lo consintió y solo accedió a nombrar a su hijo Juan Carlos como sucesor de la Corona y la Jefatura del Estado.

La biografía está salpicada de suficientes datos que apuntan a que España no se perdió nada con este personaje. Baste pensar en cómo habría reaccionado con el golpe de Tejero. Cualquiera sabe..., lo que más sirviera para apuntalar su puesto y su linaje...

Sobre su hipócrita vida privada nada diré, allá cada uno con su ascua y su sardina. A las reinas se las educaba en aquella época y siempre para ser unas sufridoras y no sé si Leticia y su Conde  Lucanor serán capaces de romper la tendencia.

Leed esta perla de una biografía de d. Juan, autorizada por él en tiempos de la Guerra Civil:

" el príncipe d. Juan de España, como un soldado más de las Falanges gloriosas de la Reconquista, está en el puesto al que lo destinó el mando, disciplinado y firme, Cara al Sol del amanecer del Nuevo Imperio Español, dispuesto siempre, con el brazo extendido y al grito de ¡Viva España! y ¡Arriba España!, a ejecutar las órdenes que le dé el Caudillo de su gloriosa gesta en nombre de Dios, de la Raza y de la Historia"

..¡ársa, pilili...!

O éste otro telegrama de su puño y letra dirigido a Franco...:" Uno mi voz nuevamente a la de tantos españoles para felicitar entusiasta y emocionadamente a V.E. por la liberación de la capital de España. La sangre generosa derramada por su mejor juventud será prenda segura del glorioso porvenir de España, Una, Grande y Libre. ¡Arriba España!"

Me río del título surrealista que acabaron otorgándole  los antifranquistas...d. Juan, el rey republicano....juásss!!

A veces, la antipatía personal puede jugar a favor de un acierto histórico....Repito, ..¿cómo hubiera reaccionado una persona así el 23-F ?

Qué pena que no ocurriera lo mismo entre el presidente alemán Hindenburg y el canciller Hitler. Hindenburg no le tragaba y de no haber muerto, seguro que le habría cortado las alas a tiempo, no le habría consentido sus primeras tropelías.

No son ejemplos comparables. Hitler era peligroso. D. Juan, un tontolisto egoísta