jueves, 20 de julio de 2017

PLANETAS QUE CHOCAN



Ese coronel calvo travestido de Marlon Brando, con tragedia griego-filial a cuestas...¿qué necesidad había de enfundarlo en la gestualidad impostada y paralela del apocalíptico coronel Kurtz?...Ese personaje atormentado que Brando se sacó de la manga sin artificio alguno, solo interpretándose a sí mismo, como hacía siempre...por eso es inalcanzable. El metalenguaje cinéfilo funciona a título de parodia, en plan Tarantino, pero a título de drama, no parece acertado. Por no faltar, no falta ni la cabalgada wagneriana final con aspas de helicóptero. Demasiadas, expresas y gratuitas incursiones en los dominios de Coppola. Por lo demás, muy entretenida y un artesano producto de efectos especiales ¿Para cuándo un óscar para Andy Serkis y esa su mirada capaz de albergar profundos abismos humanos aunque interprete a un simio o a un ser metamorfoseado, obsesionado con su tesoro? Mérito artístico, desde luego, atesora. 

lunes, 10 de julio de 2017

QUISO SER, LLORANDO, EL HORTELANO DE LA TIERRA QUE CULTIVA...Y NO LE DEJARON



Alberti chirría como un gozne mal engrasado, como su última esposa Asunción, guardiana ávara de sus derechos de autor...igual que Marina Castaño con el iracundo Cela. Como Víctor Manuel, como Pepe Sacristán....como tantos otros artistas y escritores que antepusieron su propia seguridad al compromiso de hacer algo que pusiese de relieve su rebeldía ante la injusticia. 

La infame e infumable Oda a Stalin de Alberti, uno de los mayores criminales que ha dado la Humanidad, escrita solo para engatusar; ....la canción homenaje a Franco, ganadora de un concurso para celebrar los 25 años de Paz, de Víctor Manuel hasta que se acordó de que su abuelo era picaor, allá en la mina ; .....el chaqueterismo ideológico de José Sacristán, abjurando de ese actor con papeles de atolondrado de sociedad franquista, hasta que se le despertó la conciencia social y descubrió que era comunista con asignaturas pendientes 
 ( Alfredo Landa y el inigualable Jose Luis López Vázquez fueron más dignos)

Es difícil juzgarles, Talkin, muy difícil. Pero Alberti escribió poesías memorables y acarició la cabellera de mi hija, Víctor Manuel compuso canciones que son himnos generacionales, y Pepe Sacristán remata ahora su carrera profesional con deslumbrantes obras de teatro.

A cada uno, lo suyo

Miguel Hernández......De lo único que es culpable Miguel es de no haber sido homosexual y morir de una vulgar tuberculosis en un vulgar calabozo alicantino, en vez de la glorificación de haber sido fusilado por los malos, más por "maricón" que por rojo, al anochecer en una cuneta olvidada. Era un hombre corriente y no una causa, aunque muriera por una en medio de un miserable olvido entre los suyos, y aunque, paradójicamente, fueron amigos "adversarios" de trinchera,  los derechistas Rafael Sánchez Mazas y Dionisio Ridruejo, quienes más intentaron librarle de su destino final. Bien que se lo calla de forma ominosa la izquierda cultural. Admiramos mucho a los intelectuales, a los escritores geniales, a los artistas únicos....pero son de carne y hueso y también muestran a veces la cobarde desmesura de su falta de compromiso y de coherencia...Se salvan muy pocos...Muy pocos son capaces de pedir la paz y la palabra con riesgo de sus vidas y sus bienes materiales. El señor Gore Vidal, el señor Michael Moore, el semidios progreta Chomsky.....apestan a hipocresía, sumos sacerdotes del haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga.

A Víctor Manuel le preguntaron en una entrevista radiofónica que, siendo de ideología comunista, cómo que había amasado su fortuna y no la repartía entre los menesterosos....Pregunta capciosa, ..lo sé...Pero la respuesta estuvo a su nivel: "soy comunista, no gilipollas"

Pero ahí está la sublime y humilde obra de Miguel Hernández, para ser comparada con la de Lorca y con la que se tercie....y a ver quién puede más en el paladar de los enamorados de la literatura excelsa.

Lorca es un hermoso castillo de fuegos artificiales, es pintura disfrazada de semántica visual, cada uno de sus poemas florales es un cielo nocturno iluminado de repente por relámpagos que cabalgan en palabras como gnomos sobre unicornios.

Miguel  es arado de la tierra, es vida a ras de suelo, es sudor sin desodorante que valga, es huerta de calabacines, es sexo de jergón y amor de trigo,  es pan de hambriento y sollozo de desamparado....tan de verdad es,  que cada una de sus poesías te parecen mentira en su perfección. Sin embargo, se le priva del laurel de ser el mejor con diferencia porque su tragedia personal carece de glamour cinematográfico y su foto, su cara, quedó pergeñada apenas en el sepia de una rancia cartilla militar.

¿Crees que le importaría, Talkin? Era tan modesto que creo que no.

Difícil juzgar los pasos de los hombres. Más fácil resulta hacerlo con sus huellas.

Y para mí, las huellas de Miguel  y sus nanas encebolladas, y Machado y sus moscas familiares, pequeñitas, revoltosas...,  son las más imborrables dejadas en los surcos de la memoria poética.
"¿No cesará esta terca estalactita
de cultivar sus duras cabelleras
como espadas y rígidas hogueras
hacia mi corazón que muge y grita?"

martes, 4 de julio de 2017

LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

Esta cueva está al lado de la cortina de agua. La luz al final del túnel

Fue tu cuerpo quien reclamó mi mirada la primera vez, un golpe a la puerta del instinto animal como viene sucediendo entre macho y hembra desde el origen de los tiempos. Ese cosquilleo que te trepa por las zarzas de la líbido, quizás la más libre y anárquica de nuestras sensaciones físicas. No entiende de pertenencias, no entiende de exclusivas, es libre y persigue a distancia y en silencio un cuerpo al que miras como a un museo en el que imaginas que guarda obras de arte  en su interior…y al que te gustaría entrar con pase de día del espectador.

En silencio, discretamente, ..a distancia, pero sin poder evitar perseguir la estela de un cuerpo precioso alejándose como las estrellas fugaces.

Después fue el estallido de unos fuegos artificiales envueltos en una risa cantarina que llegó a mis oídos como la primera caricia que me diste. Esa risa sirvió para abrir el portón de mi alegría , la que me salía a borbotones por los ojos cada vez que te acercabas a mí.

Y después…, después me arrojé al vacío empujado por una fuerza de la naturaleza, algo poderoso e imparable que se saltó el trámite de ser pensado y ya no digo nada del trámite de filtrarlo por lo que está bien o está mal visto socialmente. Simplemente no me pude resistir a preguntarte si querías acompañarme a un lugar donde siempre fue feliz y desnudo conmigo mismo.

“ Me encanta ¡ ..” ….me encanta….y la magia de un encantamiento fue expulsada al mundo exterior como el parto de un bebé feliz al fin de haber nacido, con esa rabia de nacer, de existir de forma impetuosa, arrollándolo todo…, derribándolo todo….

La dosis de valentía que se necesita para algo así en dos personas como nosotros es la que necesitan los héroes para enfrentarse al titán de las costumbres y de la moral…, pero nos importó un bledo ambas cosas. 

Durante el camino, charlar de una y mil cosas ( cuánto nos gusta escucharnos), eran tablones, cuerdas, tirolinas, barandillas que nos sujetaran bien al puente que empezábamos a construir para ir y volver de tu vida a la mía, de tu orilla a la mía, de tu mar a mi mar…, sobre un precipicio, sobre la nada…éramos extraños que se acababan de conocer…entonces….¿por qué sentía ese calor, esa familiaridad? Era algo grande lo que estaba sucediendo….

¿ Por qué me sentí abrazado por el reconocimiento sintiendo una oleada de bienestar como no sentí nunca?

No fue mi mente, no fue mi pasado, ni mi presente, no fueron mis experiencias ni lo que esperaba de la vida, no fueron mis conocimientos tampoco quienes se encargaron de dar la respuesta que sentí en mi interior , en medio de un silencio adornado por el suave batir de unas olas de verano y el chapoteo sobre la arena blanda de una cortina de agua. En aquel momento era la música más hermosa del mundo en medio del silencio mágico.

…Fue mi piel, sí.., mi piel que detuvo el tiempo al sentir tu espalda contra mi pecho . Sentí que al contacto contigo se estaba produciendo una reacción química y ya nada sería como antes. Era un reencuentro que solo podía suceder en el país de las casualidades milagrosas. Mis células, mis gotas de sangre y mis neuronas, y todas las partes minúsculas e invisibles de mi cuerpo y de mi cerebro volvían a casa después de muchos miles de años, millones quizás, de muchas vidas y existencias y formas. Volvía a mi casa, a la materia de la que formé parte en medio del Universo cuando solo era un átomo de energía, cuando tu energía y la mía vivián juntas formando parte de una misma partícula esencial, antes de que una gigantesca explosión nos separara…..

Hasta entonces, hasta ti,  cariño…, vagando por la vida, de un lado a otro, tratando de hacer las cosas bien y de ser digno ante los ojos del mundo…, sobreviviendo a mis confusiones, a mis fracasos, a mis equivocaciones, agradecido por los efímeros momentos de felicidad con que a veces la vida recompensaba mis esfuerzos…, pero con un vacío muy grande siempre…, siempre, cuyo motivo no sabía descifrar. No podía decirse que mi vida era un fracaso ni un estropicio.

Nunca imaginé la que la respuesta aguardara en un lugar increíble, paradisíaco, que descubrí solo sin que nadie me llevara hace muchos años, al principio de vivir en Puerto Real, gracias a una conversación que atrapé al vuelo en la barra de un bar.

Hice a ciegas esa excursión y a solas, como un sonámbulo . Me pude haber dado la vuelta durante su recorrido diez veces harto de saltar riscos y no dar con esa maravilla, pero seguí adelante…, como un sonámbulo iluminado por una premonición. Hasta que la descubrí y me sentí desnudo, gloriosamente desnudo…


 A partir de ahí y todos los instantes mágicos que hemos sabido crear con la alquimia del amor y el deseo de hacernos felices…nada, es imposible…Perdóname, mi amor, pero no existe ninguna lengua conocida del mundo que sirva para describir lo que me haces sentir, porque simplemente me haces feliz con estar contigo aunque no hagamos nada.

Ya nos separamos una vez….Y si algo en el futuro nos separa, otro big bang inesperado y más fuerte que nosotros…nada cambiará lo que no puede ni evitarse ni cambiarse

Eres mi casa, aunque me expulse de ella la vida y sus explosiones incontroladas.