jueves, 14 de agosto de 2014

EL CÁNTICO DE LUZ


















Eres la orilla brillando a media milla

y tu cántico de luz, la fortuna

que cabalga en las olas de la luna

Erguido sobre un mar de sueños grises

envuelto en espuma de lujuria asalvajada

El mar es azar azul

y con tu cántico de luz

eres tímpano que le arrebata


al lamento de su herida

su apetito de más vida

o el destino que la mata


8 comentarios:

  1. El faro, o su foto, que más me gustado es el 7º.
    Me pasé un buen rato pensando qué sonaría mejor: si "el mar es azar azul" o "el mar es azul azar". Ayer pensé que esto último, pero hoy creo que resulta menos cacofónico y más lírico lo que tú has escrito. El mar es azar azul.

    De repente, una mañana te levantas con el alma aterida. No entiendes el motivo, si llevas tanto tiempo expuesto al sol que más te calentaba.
    ¿De dónde ha venido ese iceberg que te traspasa el pecho? Qué fantasmas te visitaron mientras dormías?

    El caso es que te levantas, notas esa placa de hielo en la nuca. La reconoces, no es la primera vez que te deja tieso. No tienes ni que molestarte en tomar una decisión, reflexionar, pensar: esto es producto de las baldosas del amanecer, es una ventana que se ha quedado abierta, alguna pestaña congelada por el sueño.

    Sabes que nada será igual. Que te será muy difícil fingir, que se dará cuenta al primer parpadeo de un tequiero poco convincente.

    El corazón es sabio. Él sabrá por qué ha optado por la hibernación definitiva. Pero te invade la melancolía del tiempo por venir. Y la nostalgia de lo que aún no se ha acabado. Las últimas pavesas en el aire de lo que pudo haber sido y no fue, justo por culpa de ese iceberg que te ha sorprendido al alba, al posar el pie en ese azar azul marino. Cuando navegabas a toda máquina.

    Te agarras a la tabla de salvación de la memoria. Ves pasar junto a ti los restos de tantos otros naufragios. No tienes fuerzas para nadar hacia ningún faro. Los faros te guiñan el ojo, burlones: "¿otra vez, Talkin?"

    Sí. Otra vez. De repente, así, al levantarme, esta mañana, sin darle ni un second thought, una reconsideración, un "trasacordo", como decimos en mi país. Te has levantado muy frío, y el iceberg, que la noche te ha implantado en el alma, ha decidido por ti.
    ¿Y ahora cómo se lo digo?
    No hace falta. Cuando te dé el próximo beso, sabrá que ha sido el postrero. Que ya no quedan más besos que moler. Que ya no te salpicarán más veces los embates de sus labios, porque tú eres todo rompeolas. Parapeto.
    Bueno, Luis, me voy a leer "El cementerio marino" de Paul Valéry. En mi pubertad, en el colegio, era lectura obligada en clase de Francés. Teníamos que traducir aquellos versos con nuestras torpes manos extranjeras.

    Saludos, Luis. La guitarra que voló hace poco más de una semana se encuentra en buenas manos, y su tañido es plácido, por ahora.

    Muchas gracias por tu blog milagreiro, al que acudo a pedir suerte. Hoy no la pido. Me conozco muy bien a ese iceberg, ya ha torcido mi rumbo varias veces. Lo peor es que nunca me dirigía a ningún puerto. Navegaba, como suelo hacer, al pairo de la ventura. Drifting away.

    Qué solo me voy a sentir en mi lancha salvavidas...Pero no hay vuelta atrás. Cuando me enfrío, soy un témpano inderretible.
    Por qué seré así yo?

    Amigos asombritos, que la luz del faro brille sobre vosotros. Un gospel que suelo escuchar, de la película "The lady killers". Ya la habré dejado aquí en otras ocasiones, pero hoy viene que ni pintada.
    Orad, porque no sabemos el día ni la hora. Sólo el iceberg lo sabe.
    CARPE, mantiña, que tus vacaciones sean cálidas. Salud y suerte para tus gatos.
    Nuria, gracias por tus videos. LET THE LIGH FROM THE LIGHTHOUSE SHINE ON YOU :-)
    http://www.youtube.com/watch?v=LYmYLFesZwo

    ResponderEliminar
  2. A mí me gusta la sexta. La torre con hechuras de arquitectura romana, su pasillito de acceso.., y la foto recogiendo el momento en el que se avecina una buena tormenta....¡hay trabajo, farito!

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con la cuarta, con el fantasma del mar intentando tragarse la luz que le arrebata a la noche su poder, intentando borrar la sonrisa que espera en el puerto, paciente, a que las tinieblas no se cobren su peaje por la osadía del hombre por traspasar el fin del mundo.

    Lamento, Talking, que el témpano de un invierno que tiene prisa por llegar ahogue el calor de las calderas que te han de llevar a buen puerto. Sabes que aquí tienes el faro que te ha de ayudar cuando vuelvan las fuerzas para remar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A mí me cautivan:
    El faro de la foto 2: el agua que se ve detrás de ellos como una ola inmensa que se le adivina con un rugir fuerte,no los va a alcanzar, la sujeta el faro, mientras ellos caminan el camino de vuelta, con la serenidad que tienen los que vienen de la tormenta.
    Y el 14: que parece una miniatura de esas que son recuerdo de vacaciones o regalo de "visitadores médicos" o de regalo de "alsa supra"....si tuviera/ese uno de esos/era en la mano .....lo miraría todo el rato, porque los faros me encantan!.....me llaman, y el agua que va y viene si está sujeta en un recipiente de cristal y se mueve oscilantemente en un vaivén que sabes que no se desbordará.....también me encanta....me quedaría eternamente mirando algo así......

    .....como me pasaba con aquel regalo que le trajo a mi madre su prima de Puerto Rico: un recipiente de cristal precioso que tenía un termometro ambiental, agua y un montón de corazoncitos, estrellitas, redondelitos de colores brillantes y hermosos que iban y venían, pero no hacía falta agitarlo como la nieve de los adornos miniaturas navideños que hay que batir ( que todos son con el mismo objetivo dejarte hechizado) este lo girabas esperabas un segundo y lo ponías de nuevo en su posición y empezaban a caer las estrellitas, los corazoncitos, los circulitos metalizados y coloridos hermosos....y duraba... lo que duran las cosas que te enganchan.......poco!.....para que repitas.

    Los faros....me encantan, no se desde cuando fue esto, pero me encantan....pensar en Faro me trae el recuerdo de una serie de dibujos animados que descubrí cuando cuidaba a la hija de una amiga de mi prima, a Silvia a sus 5 años, le encantaban: Los moomin....y para mi ¡que descubrimiento! .....uno de los días papa moomin, en busca de experiencias para aderezar su placida y feliz vida, se hacía farero... Otro farero que me viene a la memoria es Ricardo Darín en el Faro del Sur, película preciosa que cuando la ví por primera vez (esto lo aclaro porque hace poco me enteré que hay gente que no ve peliculas por segunda vez, a mi me parecen tan excéntricos como les parezco yo, que gracioso dar algo por tan corriente y natural y darte cuenta que no ....que no lo es.....que hay gente que ve películas "repetidas" y gente que no, ya me paso antes lo reconozco, cuando pensaba que a todo el mundo le gusta la pizza o la tortilla con cebolla) ...cuando la ví por primera vez (el Faro del Sur) me trajo olores, canciones de infancia que ni me acordaba, y me reí mucho, y hace como dos años cuando la ví por segunda vez me hizo acordar algo que no me acordaba, creo que de reirme mucho, y lloré esa vez, probablemente como dice el Sr.Talkin " producto de las baldosas del amanecer, una ventana que se ha quedado abierta, alguna pestaña congelada por el sueño"

    El faro que menos me gusta es el 16: que a priori mete frio y parece un faro del polo norte, después lo miré mejor (mas que nada para entibiarme los ojos) y me pareció cubierto de una tela de algodón de esas de IKEA modelo Robinson Crusoe, y que se desflecó el algodón con la subida de la marea, el algodón era bueno, queda blanco impoluto, como los trozos de pañuelitos de papel que se te cuelan (lamentablemente) alguna vez en la lavadora, los buenos se desflecan mucho, los menos resistentes te obligan a jugar a el adornito de nieve.... para arriba para abajo.... y tenés que retirar de la ropa tooooooodas las bolitas....antess de que el agua vuelva a hacer en la tela su remeneo colosal.

    Otros faros que me vienen a la memoria son los OJOS de alguien que nos inspira y sostiene en el camino, manteniendo firme la mirada, dando LUZ CÁLIDA para que tengamos, algo firme que mirar a lo lejos, cuando el camino luce "empedrat" y no a la catalana.

    Para todos esos faros en nuestra vida...una canción:

    https://www.youtube.com/watch?v=HwUYzw1UHik

    :) Besos para todos, un abrazo!!


    Alejandra

    ResponderEliminar
  5. Bonita oda al faro en tu cántico de luz Luis. Admiro la facilidad que tenéis algunos para la poesía.

    Imagino que la mayoría llevan retoque... La primera es verde boreal llena de estrellas chispeantes. Ver una aurora boreal en la vida real debe ser algo para no olvidar.

    Porque contemplamos no sólo el faro, sino todo lo que lo rodea... Si no fuera porque no es un color real, tan bonito azul, la que más me gustaría sería la tercera, con una mar poco agresiva y con vida en tierra firme, imaginando calor de hogar, o de bar, en las casitas cercanas de perfiles blancos que las reafirman, con luz encendida a primeras horas de la noche. Y lástima que esté nublado, porque si el cielo también estuviera en calma me gustaría aún más.
    Y eso que me gustan las tormentas de verano, porque son rápidas, pasajeras, y con una luz de fondo que augura su final..., sabes que después de la tempestad llega la calma... y brilla el sol de nuevo. Finales felices.

    El faro de la sexta, parece casi una casa. Conozco a una mujer ya de cierta edad, médico, llamada Dalinda, que por herencia, vive con su marido, en una torre de no sé qué siglo pasado... patrimonio histórico, que es muy parecida, aunque sin faro arriba y con jardín alrededor en lugar de mar. Recuerdo que su habitación, la más especial, estaba arriba del todo y no tenía ascensor!

    La séptima me sugiere un faro de un cuento. Un faro modesto posado sobre partes del cuerpo, un cuerpo no muy estéticamente perfecto, medio sumergidas en un agua leal...

    La octava y la dieciséis no las quiero, no, muy frías...

    La nueve, tan rojo el faro de la casa roja, parece que irradia la luz que en verdad desprende el cielo. Pero le falta vida, demasiado en calma, demasiado parado todo. No hay personas... Ni me las imagino en el interior.

    La 12 está bien, es bonita, equilibrada... Me choca la escalinata con el faro propiamente dicho...
    La 17 también, con retorno a casa...

    Deduzco, a la vista de la mayoría de ellos, que los faros no me proporcionan mucha tranquilidad, o más bien la mar que los rodea... El faro es la salvación en realidad. Pero no me gustaría trabajar en uno de ellos.

    En el pueblo donde vivo, hay un restaurante con vistas a playa... Recuerdo que hace años solíamos comer allí a menudo, porque el cocinero era un gay que cocinaba con un gusto exquisito! la mejor lubina al horno con patata panadera lo degusté allí. Como ocurre con los cocineros buenos, navegó a otros puertos y ahora le reclaman en los mejores restaurantes.
    El caso, es que desde las ventanas, se veía un romper de olas en invierno, contra las rocas que daba gusto verlo, muy parecido al de algunas de estas fotos...

    Hoy dejaré este tema a Talkin, no quiero que se apague su luz.

    https://www.youtube.com/watch?v=F56F9FapUis

    Muchos besos y abrazos,

    Nuria

    ResponderEliminar
  6. ¿sabéis?...no soy capaz de contemplar desde tierra un faro sin tener a alguien cerca a quien abrazar. Es una costumbre innata. Así que procuro siempre ir con mi pareja..., el último faro que contemplé fue el más alto de España, el faro de Chipiona. Hace muchos años fui a Moraira, en Alicante. Fui solo, con mi amante incondicional: mi vespa. Delante de su coqueto faro pasaba una mujer entradita en años y le pedí permiso para abrazarla.....lógicamente, me miró con cara de no entender nada de nada, . Pero, sobre todo, porque era alemana y no hablaba ni papa de español, así que con gesticulaciones le expliqué lo que quería, abrazarla. Y se dejó. Anota esto, querida Alejandra, en tu capítulo de excentricidades.

    Nunca he visto un faro desde el mar. Ni siquiera cuando estuve de crucero, tres llevo. Desde el mar el haz de luz de su fanal debe ser como una pupila insomne. El Ojo de Saurón...

    Qué bonitos comentarios dejáis siempre todos
    LUIS

    ResponderEliminar
  7. La foto número 9, de 18, la 9
    El atardecer salpica el faro, la luz viaja hacia el que mira. Ese cálido color recorre, en calma, nuestro cuerpo. La número 9. Sin duda. ¿Qué tendrán los faros? ¿Simbolizan la posibilidad de llegar salvos a alguna tierra firme?

    ResponderEliminar
  8. Pues en Santander, nos fundiremos todos en abrazos Luis, porque tendrás la posibilidad de ver al menos dos faros, el faro de la Isla de Mouro, desde la bahía, y el otro, el Faro de Cabo Mayor, más popular en la ciudad si cabe, por el uso que le dieron en la historia (unos cuantos tuvieron trágico destino siendo arrojados desde él al acantilado, durante la Guerra Civil)...
    Ángel y Elvira tienen algunas fotos de él, hechas por él y alguna otra por un paparazzi que pasaba por allí.... ;-))

    Más besos,

    Nuria

    ResponderEliminar