lunes, 4 de enero de 2010

SI YO TE CONTARA


Para que tus extrañas inhibiciones no colapsen la sangre que fluye por las arterias babilónicas del Deseo, te hablaré de cerámicas griegas y romanas, de cromáticas figuras con indelebles sonrisas etruscas cinceladas en mármoles pervertidos por el amor al Arte.

Te descifraré el significado de cada pliegue de los frisos de los templos hindúes y te retaré a imitar a la piedra hasta que la piedra eyacule arenisca de colores.

Te hablaré de serrallos omeyas donde los eunucos orgasmaban con los ojos.

De recios soldados macedónicos juramentados por parejas en sus falanges, mirándose a los ojos un instante antes de la mortal acometida y sabiendo de antemano que si sobrevivían a ese día, por la noche librarían un combate cuerpo a cuerpo en sus vivacs hasta caer rendidos de placer.

De gheisas en Japón que conocen el secreto de cómo provocar tornados con la brisa tenue de movimientos delicados y el fru-frú de telas suaves.

Te hablaré del esclavismo tántrico que esconde tras su máscara sumisa la sensación más poderosa del sexo: el dominio de una ficción con límites pactados, un dominio que se jacta de vencer a los prejuicios sin la tiranía de las prisas.

De hermosas y tostadas indígenas de Bora-Bora haciendo saltar por los aires la férrea disciplina de la Marina Inglesa al ritmo desenfrenado de unas caderas embriagadoras.

Y te contaré por fín la verdad sobre las sirenas de Ulises.

Abandónate a un sentimiento nuevo y no temas porque todo está inventado.

Sólo es preciso capturar ese momento y perderse en ese bellísimo encanto

10 comentarios:

  1. Feliz año nuevo sensitivo.

    ResponderEliminar
  2. ...me haces un resumen, me lo pasas a limpio y me lo repites cien veces.

    ResponderEliminar
  3. HOLAAAA cómo va todo?
    Me gustaría saber de las sirenas de Ulises.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Pues guapi, léete la Odisea como todo el mundo. Qué lista. ¿Qué tal el perrillo?

    ResponderEliminar
  5. Así, pues, todo eso ha quedado cumplido; tú escucha lo que voy a decir y consérvete un dios su recuerdo. Lo primero que encuentre en ruta será a las Sirenas, que a los hombres hechizan venidos allá.

    Quien incauto se les llega y escucha su voz, nunca más de regreso el país de sus padres verá ni a la esposa querida ni a los tiernos hijuelos que en torno le alegren el alma.

    Con su aguda canción las Sirenas lo atraen y le dejan para siempre en sus prados; la playa está lleno de huesos y de cuerpos marchitos con piel agostada.

    _____________

    Soy todo ingenio! ¿Te fijaste? Pero como es navidad - y en navidad me pongo tierno - no tengo ganas de graznar. Pero me puede eso de hacer acto de presencia. El ego que dicen.

    ResponderEliminar
  6. Hola, cuervito.

    Lo que no sabes es que las Sirenas hicieron una excepción con Ulises.

    Le respetaron y ni agostaron su piel ni blanquearon sus huesos, gracias a las grandes prestaciones sexuales de Ulises y al gran recuerdo que dejó en la colonia de Sirenas, quienes satisfechas con la experiencia se tornaron completamente humanas para seguir gozando. Su decepción fue grande con el paso del tiempo al no encontrar en el mundo masculino a nadie como Ulises..., y resignadas se mudaron a la Isla de Lesbos.

    Ya grazno yo por tí. Estoy harto de las Navidades.

    ResponderEliminar
  7. ¡Tranquilos! ¡Ya queda poco! Aunque no sé si podré aguantar la respiración mucho más tiempo...

    ¡Feliz 2010!

    ResponderEliminar
  8. Aguanta, aguanta, Noimporta.., un estironcito más y dejaremos de soñar con centros comerciales invadidos por los bárbaros. Feliz 2010, pero vamos, futbolísticamente espero que no tanto, eh? Jajaja..

    ResponderEliminar
  9. Joder! Juraría que yo había dejado un comentario que decía algo así como... ¿después de las cien repeticiones, que sigue?

    ResponderEliminar