viernes, 2 de octubre de 2009

IMBECIL MUY GRANDE



Los que hablan solos siempre dieron miedo a Ilus, desde “chequetito“. Luego supo que eso se llamaba esquizofrenia. Pero cuando empezó a escribir algo más que no fueran apuntes y exámenes, desechó esa concordancia clínica porque díganme ustedes si no qué demonios es el acto de escribir sino hablar contigo mismo en primerísima persona. E Ilus no es esquizofrénico. O no mucho. ¡Pero si ni siquiera se le nota.!

Después, cuando comenzó a leer a los grandes poetas, un tal Antonio que cruzó la frontera francesa con su madre huyendo de quienes gritaban “¡ Viva la Muerte y muera la Inteligencia “ y se dejó en el bolsillo de su raído gabán un papelito escrito que ponía “estos días azules y este sol de la infancia…” (antes de morirse literalmente de pena), en otro momento escribió que “ quien habla solo espera hablar con Dios un día”.

Ese cliente llevaba más de una hora espantando moscas imaginarias y envuelto en un diálogo interno, musitando palabras ininteligibles junto con diáfanos insultos obscenos .

Ilus Bharman no tuvo más remedio que llamarle la atención. “Caballero, por favor, modere su lenguaje que se encuentra en un sitio público”

Esa clase de personas tan abstraídas y ensimismadas toleran mal que alguien les desconecte de sus catacumbas mentales. Se irritan y se indignan porque no entienden que todo el mundo no les entienda a ellos. Así que reunió la dignidad de guardia que aún le quedaba y con altivez pagó sus copas, lentamente se encaminó hacia la puerta de salida perseguido por la mirada curiosa de los demás clientes, y un instante antes de salir a la calle, se volvió y con un grito iracundo que extrajo de ese pozo ciego donde fermenta el odio, gritó con todas las fuerzas de sus pulmones.

- ¡Me las va a pagar, me las va a pagar. Esa puta no se ríe de mí!

Y cuando se entregan cabizbajos en las comisarías consiguen que más de un agente sienta lástima por él, y los más ceporros incluso una simpatía cómplice.

Increíble, pero cierto.

Hablar con Dios un día…Me pregunto si Dios debería conceder audiencia a los que matan por celos reales o ficticios antes de que se me adelante la otra pregunta de siempre, la de si Dios existe. No es posible que ningún Dios tolere las muertes absurdas.

27 comentarios:

  1. Debería conceder audiencia.
    Bueno para eso están los curas no?o sólo van a estar para dar misa?
    No me digas que hablas sólo ilu.
    Yo también.
    A veces es mejor hablar solo,por lo menos sabes que no te está escuchando nadie...

    ResponderEliminar
  2. "Mi soliloquio es plática con este buen amigo, que me enseñó el secreto de la filantropía".., escribió Machado.

    Sí, S., a veces resulta muy terapéutico y gratificador poder desahogarte con alguien de confianza que te escucha y te entiende. Pero también sana mucho saber hablar con uno mismo. Y desde luego que tienes razón: nadie guarda mejor un secreto que aquél que lo ignora.

    Tuvimos que intervenir ayer en un asunto de malos tratos y me salió el post que me salió. Existen muchas denuncias falsas de mujeres despechadas, pero desgraciadamente es una macabra realidad la cantidad de hombres animales, con perdón para los animales, que descargan su furia a base de golpes.

    Un besito. Feliz Fin de Semana, S.

    ResponderEliminar
  3. A esos ni agua!! He dicho!

    A ti, un besoteeeeee!!

    ResponderEliminar
  4. Mi Ea! bonita. Yo sí te concederé audiencia especial la próxima vez que nos veamos en mi cunita natal, que se ha quedado la pobre sin Olimpíadas. Un besoteee, cariñín.

    Oye, qué raro físicamente hablando nos pareció Simpelo anoche en el Buenafuente. O Buenafuente es muy canijo o Dani se ha metido anabolizantes.

    ResponderEliminar
  5. teniendo en cuenta su obsesión por parecer una putilla de Asterdam a través del escaparate.

    ResponderEliminar
  6. ¿ os acordáis de esos bolis de ocho colores? Causaban respeto según para qué menesteres.

    ResponderEliminar
  7. Nada. Es para inflar los comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Mañana vuelvo a poner un tío en pelotas

    ResponderEliminar
  9. o cuento mi experiencia en la escalera de caracol

    ResponderEliminar
  10. Hoy he tenido que hablar con la sra. Juez de Guardia acerca de un asunto espinoso, .....¡y me ha preguntado si estoy casado! "Sí, Señoría, con su Procesadora de Gestión" , jajajaja, ay, dios...

    Si no fuera por estos ratitos.

    ResponderEliminar
  11. es que quiero hablar con Dios un día

    ResponderEliminar
  12. Luisito, me manda Dios para hablar contigo porque dice que está muy ocupado desechando quejas de madrileños a la papelera de reciclaje.

    Jajajaja yo creo que lo que Simplomo se ha tomado son hormonas porque... te has fijado?? le ha salido un montón de pelo en la cara!! :O
    Los bolis? Ya te digo! Recuerdo que en la residencia en Segovia corría un rumor a cerca de una chica y un boli de esos que dices que... ejem...
    La escalera de caracol!! la escalera de caracol!!Yo prefiero que cuentes tu experiencia en la escalera de caracol.

    Ves? Ya no hablas sólo, lo que pasa es que aquí el feedback se complica por cuestión de horarios y calendarios ya sabes...

    Un besoteeeeeee!!!

    ResponderEliminar
  13. Iluso luis.¿Te sientes solo? jajajaja.No,es broma,aunque puede que haya momentos en nuestra vida que si que nos sentimos no sólo solos sino únicos.OH,dios jajajajaj.Vaya lio que armé.
    Oye una pregunta,Al final en que quedamos ¿Existe Dios,si o no?.
    En serio ahora.Tu trabajo creo que debe ser psicológicamente hablando muy duro a veces,jejeje,y no es que diga yo que fisicamente no hagais mucho pero vaya,jajajajjaa.Bueno que creo que mejor me callo ya.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Te estoy inflando los comentarios que lo sepas.

    ResponderEliminar
  15. jajaja, Susy...Te estás jugando la convidá, jajajaja...¿Existe Dios? Escucha La Flauta Mágica de Mozart y luego me cuentas.

    S., eres..eres...una infladora de risas, ..Pues yo creo que tengo uno por casa. Lo voy a buscar, hombre. Menudos apuntes de Historia del Arte tenía a ocho colores. " Pacheco...¿ésto qué es? ¿ Unos apuntes o la prueba de visión para daltónicos?", jajaja, me decía mi profe tó mosca.

    ResponderEliminar
  16. Hipertricosis, Ea!, lo que le está saliendo a Simplomo es hipertricosis, que yo lo sé porque tengo mogollón de médicos en la familia y el más maricón de ellos es un cirujano que vive en Valladolid y a quien le mando un besito desde aquí. Hoola, escoñáooo!

    Cuando os salga de los huevos, queridos familiares, escribís un comentario aunque sólo sea para enviarme a ....¿cómo era, Sus? ..."donde amargan los pepinos?", jijiji...

    Que tengáis todos un feliz fin de semana, pandillita de cobardes.

    ( Qué pena lo de Madrid. Pero hay que entenderlo. Si yo fuera miembro del COI también habría votado por las garotas..., digo, por la sede de Río de Janeiro, jijiji...)

    ResponderEliminar
  17. Jo, pues ahora que están los manos libres, te encuentras a muchos hablando solos pero sin estar locos...

    Eso si es una pena...

    Besicos

    ResponderEliminar
  18. Yo nunca hablo solo , pero , a veces , hablo conmigo mismo , incluso discuto , pero afortunadamente nunca he llegado a las manos , porque se que me puedo .

    ResponderEliminar
  19. hablar solo? quién habla solo? sólo 300 veces al día, pero eso es bueno, mejor hablar solo que hablar con las paredes.

    ResponderEliminar
  20. Jajajaja Hoy he leido por ahí algo que es una tontería pero a mí me ha echo mucha gracia, era algo así como: "Enhorabuena a Jesulín por las Olimpiadas y a toda la familia Janeiro en general".

    Un besoteeeee!!

    ResponderEliminar
  21. jijiji....ay la familia Janeiro... "meunos samba e máis traballar", jajaja...

    Joffre, cuando llegues a las manos contigo mismo, recuerda que los golpes bajos están también permitidos, como en toda pelea sucia. Tú ya sabes que una patada en los huevos es lo más efectivo siempre. (contra uno mismo eso y entrechocar los codos es idéntica empresa.)

    Belén, odio los móviles. Pero compadezco al delincuente. Besico

    Kariñet, ¿300 veces hablas sola? Pues yo no te digo nada. Yo bailo con la escoba y el mocho, les hablo a las sartenes, a las cacerolas y al frigorífico. Menos a la plancha. Con ésa, ...con ésa ni me hablo. Un besito.

    ResponderEliminar